¿Qué pasa cuando escuchas una canción favorita?

Siempre hay y habrá una primera vez. Eso no te lo quitará nada ni nadie. La naturaleza te lo ha obsequiado por nacer en un mundo muerto, el tiempo es uno de sus ayudantes, así que otorgará una millonada de primeras veces.

Esa vorágine de momentos únicos permitirá que tus oídos broten cera a causa de una buena canción. Puedes quedar seducido por las melodías de una obra como el momento de conocer a alguien, sus primeras risas y verbos te producirán atracciones, es decir, habrá una empatía que te mantendrá relacionado con una persona, un perro u otro ser viviente.

Así pasa en la música, de hecho podemos compararla con lo infinito. Si escuchamos algo de cualquier género puede que haya dos opciones presentes: O la rechazamos o aceptamos. Aquí dejo lo que seguro haces, piensas y anhelas al escuchar una canción favorita , utilizaré como ejemplos las mías:

*Lo que haces:

•Te ves en el espejo y sostienes un palo de escoba simulando ser el mejor guitarrista, bajista, cantante y cuatrista del mundo. Sigues talentosamente sus increíbles solos, eres uno más de la banda. Ejemplo: Solos de Fear Of the Dark de Iron Maiden.

•Mueves tus piernas en un baile que solo el perro de tu casa conocerá. Eres el mejor bailarín, tus puños hacia arriba sin ritmo alguno, lo dicen todo. Teniendo el cabello largo o no igual sacudes la cabeza al compás de un bombo o redoblante, aparte muerdes tu labio inferior y frunces el ceño en señal que eres el más malo de la zona. Ejemplo: Come Together de The Beatles.

*Lo que piensas:

•Alguna muchacha o muchacho. La letra y música de un temazo te puede hacer recordar hasta un movimiento de pestaña. Es decir, una mínima acción de esa persona. Pueda que sea una corta frase de una extensa canción, pero igual te atrapa, la parte que sobra no la relacionas con el chamo o chama. Ejemplo: “hoy te vi los labios más rojos, desperté con ansias de olerte”, luego en otro pedazo “hoy te vi abriendo los ojos”, ese fragmento no te recordará a ese alguien si es ciego. La canción se llama Miel del grupo venezolano Claroscuro.

*El ritmo de una canción puede variar entre lento y rápido. Esto se presta para generar confusiones, si es acelerado, piensas en algo violento y si es lento, te transportas a montañas con globos de colores. Por ejemplo: Saturday Night de The Misfits, los acordes y compases son dignos de una balada rock, sin embargo, la letra habla de asesinar a alguien. Claro, si hablas inglés podrás descifrarlo pero igual estas embelesado y piensas en unicornios bebés.

*Lo que anhelas:

•Puede ser cambiar el mundo, escupir la cara a alguien, tener relaciones sexuales con cualquiera o convertirte en un campesino, una canción te hace anhelar cosas con solo escucharla y no paras de recrear algún deseo. Ejemplo: Latinoamérica de Calle 13.

•Transportarte a dimensiones desconocidas, rodearte de carcajadas, verte reflejado en un espejo junto a gatos cantantes. Algo así como cuando estás drogado. Ejemplo: Ciudades Invisibles de Zoé.

No importa el género que escuches, sino lo que le cause a tus sentidos. Serán cosas buenas u otras malas pero de todas formas la música tiene la magia de despertar lo que duerme en ti, te hace soñar despierto, te convierte en lo que quizás no eres capaz de hacer, pensar y anhelar. Así que aprovecha el regalo que te brinda la naturaleza de experimentar las millones de primeras veces que conocerás una canción, mientras más haya, mayor será el repertorio de sensaciones.