Diosdado Cabello se enteró que un cartón de huevos cuesta más de cien bolívares

 “El tiempo de Dios es perfecto”, expresó Capriles.

El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello, tras haberse levantado de su cama para recibir el acostumbrado desayuno de arepa con huevo, se estremeció cuando su mayordomo árabe, Jal Abóla, le pidió, 200 bolívares para poder comprar los ingredientes del banquete matutino.

“¿Cómo es eso, chico? Con veinte bolívares se compran dos docenas de huevos”, el  tipo quería  sabotearme el desayuno”, aseguró Cabello en una sesión de la Asamblea Nacional para refutar, según su visión, la hipótesis del mayordomo Jal Abóla, quien se negó a ser entrevistado por el equipo reporteril de este medio para decir “ustedes son unos apátridas”.

Una vez iniciada la transmisión de la sesión extraordinaria por el canal de la Asamblea Nacional, Pepo, un ciudadano común de Valencia,  le dio “mute” al televisor para preguntarle a Pepa si había huevo, ella le dijo que no porque están muy caros por culpa de los empresarios. “Sin arepa con huevo no soy venezolano”, manifestó el afectado.  Sin embargo la joven pareja, que vive arrimada en casa de una de sus mamás, no se dio cuenta que Cabello, en su discurso “muteado” por Pepo,  invitaba a la burguesía venezolana trabajar juntos.

Por otro lado, el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, expresó  horas después de la sesión de la Asamblea Nacional, que el tiempo de Dios es perfecto. “Uno ve que esta gente tiene 15 años en lo mismo, ya los venezolanos estamos cansados de lo mismo, mire, la violencia no es una salida,  ya llegará la hora  de que Venezuela cambie”.

Después de haber leído en la nota de un periódico las declaraciones de Capriles, Erck Wevon, empresario, le recordó a su esposa  Corr Upta, “hacer la diligencia” con el tipo de la alcaldía. “Denna gång tog det mer än förra gången, ge det inte att skälla mer”, agregó en su idioma natal.

Al día siguiente, Diosdado Cabello esperó con ansias su desayuno frustrado, pero esta vez lo atendió un nuevo mayordomo, al parecer el árabe, Jal Abóla, se retiró del trabajo por no estar en buen estado de salud.

El nuevo mayordomo llevó a la cama del presidente de la Asamblea Nacional semejante mojón sobre el plato, y agregó: “Esto es lo que hay de sobra”.