Luis Chataing es un becerro

Una muchacha se abalanzó sobre la tarima para que le firmen en su desnuda pierna, un autógrafo. Luis Chataing accedió ante una cámara entre sonrisas y gestos que lo caracterizan como el intento del Jim Carrey venezolano. Ese momento, presenciado este lunes, formó parte de la firma de autógrafos que realiza a nivel nacional, el equipo de Fuera del Aire, película estrenada en la pantalla grande el 28 de noviembre, en la que participa este humorista en compañía de otros personajes denominados artistas.

Mientras los miembros del ya cancelado show, se sentaban en sus respectivas sillas, los fanáticos silbaban y aplaudían para darles la bienvenida a la ciudad. Algunas personas intentaban sobrepasar  la cinta de seguridad de una manera desenfrenada para tomarse una foto con Luis Chataing y posteriormente, plasmaran su firma en un trozo de papel. “Se parece a la firma de Chávez”, susurró un joven que brincó luego de haber posado para una fotografía junto al hombre del momento.

El filme venezolano ha sido criticado vía Twitter por detractores de Chataing. Entre los comentarios resaltantes, se encuentra reiteradamente que la película será un fracaso. “Me parece fantástico y genial”, respondió secamente.

“Este es el hombre que apuesta por el fracaso de la película”, señaló Chataing, al autor de este texto, cuando le pidió su opinión sobre las críticas sobre la película. “Ya te respondí, feliz navidad”, agregó luego de soltar una risa que se parece a la Jim Carrey. Luego se marchó y dejó que sus compañeros de trabajo, que no son más que sus pollitos lacáyos, siguieran atendiendo a los periodistas.

A Chataing le molestaba que sus adeptos (fanáticos) subieran hasta la tarima.  Por eso le pidió a uno de sus asistentes que “se moviera” para quitarlos de ahí. No es la primera vez que este hombre dedicado al humor al estilo estadounidense, se comporte de tal forma en una actividad de este calibre. Hace meses, en el Hotel Hesperia, le gritó a una coordinadora “incompetente” porque permitió que la gente se le acercara para ser fotografiado.

Los fanáticos de El Sambil manifestaron estar alegres por la presencia de Chataing a pesar de ser un becerro. “Son geniales”, dijo una niña de diez años que no pudo decir su nombre porque le tocó su turno en la firma de autógrafos y posteriormente, su respectiva foto con los protagonistas del momento.