TVES: la transculturización del capitalismo en socialismo

La opinión pública sabe que a un canal se le negó la concesión para crear otro con el fin de enseñar un rostro nuevo de la televisión venezolana. Fue exactamente un 27 de mayo hace ocho años cuando esa idea, vestida de contracultural, se materializó en la Televisora venezolana social, (TVES ) aunque desde el 2014, lo que fue un concepto llamado revolucionario que se diferenciaba de su antecesor, Radio Caracas Televisión, (RCTV), desaparece paulatinamente.

El nuevo presidente, Winston Vallenilla, inició una oleada de programas al mejor estilo de RCTV. La estética visual y discursiva cambiaron radicalmente el antiguo TVES. Transmisiones de la Copa Mundial de fútbol y programas llamados Está Pegao!, Te ves en la mañana, El Encantador de perros, o telenovelas de corte internacional como Porque el amor manda, han generado críticas para espectadores fieles a lo que se hizo desde un momento: televisión revolucionaria.

Pareciera que viera Rctv. Winston Vallenilla es solo un monigote. El rating parece ser más poderoso que el sueño revolucionario, opinó Antonio Aldazoro, estudiante de Comunicación Social, quien aplaudió lo que en un principio fuera un proyecto dedicado al arte y sobre todo de televisión alternativa.

Rating de la chatarra

Aldazoro no es único en opinar sobre el tema. El exdirector del Instituto de Investigaciones de la Comunicación (ININCO), Gustavo Hernández, lo ha analizado desde los inicios del canal. “TVES no cumple con el canon globalizado de un servicio público. Es lamentable que esto ocurra porque sabemos que hay mucha producción nacional independiente que pierde su sentido cultural y plural”.

Hay que considerar que el rating no se pelea con la calidad de la programación; que el rating lo hayan utilizado los canales privados y el gobierno como comodín para difundir chatarra televisiva, es otra cosa, agregó Hernández.

A ocho años de la concesión, que no le fue renovada a RCTV, el canal gubernamental ha crecido económicamente. En la memoria y cuenta del Ministerio para la Comunicación e Información se resalta que Tves recibió durante el 2014 un monto de 568 millones 821 mil 528 bolívares. La empresa fue la más beneficiada del año pasado. El presupuesto aumentó un 420%. ¿La familia lo necesita?

Diosa Canales: Lo que faltaba

Al parecer sí. El pasado lunes la denominada artista, Diosa Canales, visitó las instalaciones del canal para presentarse en el programa TVES en la noche que casualmente se estrenó en esa ocasión. Esto abre el debate a seguidores de un modelo comunicacional revolucionario y el tradicional. “¿Qué más se necesita para saber que Winston Vallenilla fue seducido por la transculturización”?, expresó Aldazoro.

8d80b71a85884eb6836e77c3aa890d6f-386x300

El profesor de estudios políticos e internacionales en la UCV, Jesús Silva R, publicó  un artículo de opinión en Aporrea, allí contrasta  los comentarios de detractores de la gestión de Vallenilla tras la aparición de Diosa Canales. “Todas son respetables damas que se han convertido en celebridades de la farándula con cientos de miles o millones de seguidores en twitter (cada una) y su presencia acapara los medios de comunicación. La inmensa mayoría de los venezolanos hemos contemplado alguna vez a estos sex symbols, porque existe la sed natural de hacerlo o tal vez los medios de comunicación han hecho al pueblo sexualmente insaciable con su propaganda”.

Silva argumentó que el erotismo no es una industria delictiva porque se enmarca en la libertad sexual de los individuos. “Nuestra sociedad constantemente. Todo parece enmarcarse en la legalidad y el derecho de cada adulto a experimentar vivencias y desenvolver su personalidad“.

Opiniones son muchas. La realidad es una: TVES es el producto de la competencia televisa que se viste con discursos chatarras que, en capitalismo, son atractivos para el raiting.  El público revolucionario, sobre todo el amante del arte, se pregunta qué fue de las semanas de Hitchcock, Woody Allen, o del cine francés y venezolano, comentó Denisse Gonzales, usuaria en Facebook en una publicación de la página Trinchera Creativa donde los diseñadores se encargaron de ilustrar satíricamente, lo que se ha convertido el canal de “la familia”: en el Caballo de Troves.

12036718_532541106902364_3110167898410539740_n