Es épico y Canserbero: vida y muerte

Hoy voy a convertirme en un criminal (…), comienza la historia Es épico, plasmada en una de las canciones más llamativas de un oscuro, realista, enigmático, paranoico, inteligente y sentimental corto repertorio musical creado por un personaje respetado y criticado en el universo Hip Hop asentado en Latinoamérica.

Sí, es Tyron González, alias Canserbero. Es épico, es una canción fascinante, llamativa, y creativa. Canserbero se convierte en un literato de la música. Crea un personaje que se presume ser él mismo narrado en primera persona. Tiene una misión: matar al asesino de su hermano. Minutos después de culminar lo planeado cae al suelo, también muere. El relato gira extraordinariamente: el protagonista está en el infierno junto a personajes de la historia universal.

Nadie crea algo nuevo. El arte se autoalimenta de artistas como él que tienen una forma y manera de hacerlo. Esto gracias a una influencia de homólogos del pasado y claro está del presente. Es épico puede tener algo de Dante y la divina comedia, mitología griega (Caronte) y semántica. Sí. Es la percepción que el autor tiene de personajes de la historia universal como el Che Guevara, John F. Kennedy, Simón Bolívar, el Papa Juan Pablo II, entre otros. De existir un infierno, ¿ellos estarán allá a pesar que en el mundo fueron y son modelos a seguir?

Si es así me atrevo a pensar que Canserbero posiblemente haya sido un crítico pero también un poeta no aficionado al liderazgo. ¿Anarquista como doctrina política? No creo, tampoco nihilista sino un profeta de los sentimientos. Él en una entrevista en México del 2011 admitió ser una persona muy sentimental. Un año después, en su disco Muerte, donde aparecen temas como Es épico, C’s la mort, De mi muerte, entre otros, describen precisamente que hay otra vida a través de historias que se centran en lo enigmático y realista.

¿Por qué? Por inconformismo contradictorio. En la canción Es épico la historia no culmina con la muerte del personaje. Debe retar al diablo en duelo de contrapunteo y ganar para salir de allí. El final de la canción es protagonizado por los sonidos de una sala de urgencias. Se escucha el pulso del electrocardiograma: Canserbero ganó.

La canción y Carlos Molnar

El hecho de querer matar al asesino de su hermano, llamado Carlos, primer nombre del músico quien murió la misma noche y el mismo apartamento que el Can, como lo llamaban antes de su muerte y que ahora es una metonimia del rap, fue tomado por algunos aficionados para determinar una hipótesis reproducida por medios de comunicación: Canserbero tenía esquizofrenia y mató un bajista que esa su amigo.

La BBC mundo, medio de comunicación inglés, solo ha escrito sobre su muerte. Apuesto que volverá a hacerlo si el caso llega a resolverse algún día. Los asesinatos son rentables para los medios. Las verdades incómodas no. Algo que Canserbero cantaba. Es contradictorio pero comencé a prestarle atención a su música después de lo ocurrido. No soy fanático del Hip hop pero debo reconocer algo: su semántica es arte y el medio donde la presenta, la convierte en algo hermoso en un discurso paranoico, oscuro, y un tanto coloquial, mezcla y formula asombrosa.

La letra de Es épico ha sido tomada por algunos como una profecía. Es decir: Canserbero sí es el asesino. Pero ¿el personaje es el personaje y el autor es el autor? ¿Ambos pueden cruzarse? No busco decir si sea cierto o no, el hecho es que la obra de un artista se ve influenciada por el entorno que lo rodea: dícese de casa, escuela, familia, amigos y demás instituciones sociales expuestas en sus obras pero no significa que todo sea literal sino que estas son las madres de su creación; son el contenido, la razón el mensaje.

Se trata de imaginación y realidad. Canserbero era un escritor realista que mezcló la muerte como otra vida y en esa misma vida hay muerte. Es épico es una canción que debe reproducirse varias veces para entenderla y sobre todo: disfrutarla. Te atrapa por su discurso realista, elocuente, coherente y sobre todo: sentimental.