Marco Antonio Ettedgui y sus Poéticas Teatrales Pos(t) modernas

El nombre Marco Antonio Ettedgui puede que no sea muy popular en nuestros tiempos. Quienes sí tienen conocimiento sobre él, suelen recordarlo como el de aquel hombre que murió cuando una joven Julie Restifo, por accidente, lo asesinó durante la representación de Eclipse en la casa grande, obra teatral de Javier Vidal en la Sala Rajatabla (Caracas, 1983).

Otros, más allá de la trágica muerte, conocen a Marco Antonio Ettedgui por haber sido un destacado dramaturgo y actor venezolano. “Él tenía una conexión con las artes plásticas, performance, arte corporal, video, y radio; una mezcla muy compleja con un conocimiento del hecho escénico tal, a pesar de ser tan joven”.

Marco Antonio Ettedgui nació en Caracas durante 1958. Estudió Comunicación Social, carrera que relacionó con el teatro. Fue columnista del diario El Universal en la sección cultural, desde 1980. También fue columnista de El Carabobeño y de la revista Sunshine. (Información adquirida en http://vereda.ula.ve/wiki_artevenezolano/index.php/Ettedgui,_Marco_Antonio)

Marco Antonio Ettedgui nació en Caracas durante 1958. Estudió Comunicación Social, carrera que relacionó con el teatro. Fue columnista del diario El Universal en la sección cultural, desde 1980. También fue columnista de El Carabobeño y de la revista Sunshine. (Información adquirida en http://vereda.ula.ve/wiki_artevenezolano/index.php/Ettedgui,_Marco_Antonio)

Así se expresó Carlos Dimeo, venezolano-argentino que tiene un doctorado en Ciencias Sociales Mención Estudios Culturales de la Universidad de Carabobo, sobre Ettedgui. Su amor hacia el teatro lo llevó a realizar una investigación que tardó cuatro años en terminar para plasmarla, tiempo después, en el libro “Marco Antonio Ettedgui: Poéticas teatrales Pos(t) modernas: Sacralización y Carnavalización / Dialogismo y Polifonía”.

La obra puede calificarse de filosófica, describe la trayectoria del teatro venezolano a finales de los años 70, década en la que dramaturgos del país como Ignacio Cabrujas, Luis Brito García, Ricardo Acosta, Edilio Peña, entre otros, pudieron calzar perfectamente en la escena teatral nacional.

Sin embargo, Marco Antonio Ettedgui, a pesar de haber comenzado en el teatro cuando tenía 17 años, se codeó con estos dramaturgos a tal punto de “rejuvenecer” al teatro venezolano. “Gracias a Ettedgui se marcó una vanguardia en Venezuela, transformando al país en el frente del movimiento cultural de Latinoamérica”, expresó Dimeo.

El libro, estructurado como cuaderno de bitácora en el contenido de las páginas, se adentra a la teoría y discusión epistemológica que sistematiza la producción de Ettedgui dentro de su trayectoria en eventos, acciones, y piezas teatrales, elementos que expanden un análisis de las poéticas y textos que se convierten en sacralización, ritualización y carnavalización (dos de ellos expuestos en el título de la obra).

El autor explica que para Ettedgui el tiempo y espacio como relación dentro de una escena no se refiere a un tiempo y un espacio “que pudiéramos llamar concreto o histórico”, según su visión y posterior definición, sería “mítico y mágico”, tal afirmación le da cabida a lo irreal en el teatro.

Esto permite enlazar el teatro de Ettedgui con el simbolismo, las vanguardias históricas y también con la dimensión idealista que representan los rituales ancestrales del teatro latinoamericano puesto que le hacen frente a la visión realista y objetivista del mundo a través de una trinchera suprasensible que se aleja de la realidad circundante.

Dimeo plantea que el teatro venezolano merece ser difundido y más  aún si se trata de Ettedgui debido a que estuvo en la punta de la vanguardia teatral del país y Latinoamérica, tanto así, que en Argentina, Colombia y México, utilizan hoy en día el vídeo, la proyección de imágenes, el doblaje y el uso del cuerpo humano como objeto de representación dentro de las obras, propuestas provenientes de su creatividad, las cuales fueron llevadas por él en su época “a una perfección inusitada”.

Durante la entrevista se pudo constar la pasión que envolvió a Dimeo para poder materializar este proyecto. Sus ojos delataron el conocimiento, respeto y cercanía que tiene hacia la figura de Marco Antonio Ettedgui. Tanto que confesó haber sentido su presencia cuando creyó que la investigación pudo haber fracasado. “No soy místico, quizás fue a través de tus textos y obra, pero tuve una conexión”.

 

El libro fue presentado

 Edgar Nuñez, presidente del Teatro Municipal de Valencia, permanecía de pie con una postura de orador locuaz, dio unas palabras introductorias en la sala Mary Schwarzenberg el martes 29 de julio para presentar el libro de Carlos Dimeo.“Las puertas del Teatro Municipal están abiertas para cualquier celebración de este tipo”, dijo Núñez para cerrar su discurso.

Carlos Dimeo junto a la obra que ya no dice ser suya sino de todo al que le apasione el teatro y arte venezolano.

Carlos Dimeo junto a la obra que ya no dice ser suya sino de todo al que le apasione el teatro y arte venezolano.

El libro ha sido distribuido a nivel nacional y en Amazon. El autor no siente ser dueño alguno de la obra sino todo lo contrario, es para todo aquel que quiera saber la vida y obra de Ettedgui y del teatro postmoderno venezolano. “Hoy le estamos haciendo merito a una figura que dio en 5 años todo lo que podía dar a una sociedad”, comentó durante la presentación.