¿Ser revolucionario es ser un jala bola?

Soy pana de muchos comprometidos con la denominada Revolución Bolivariana. Sé que tal vez después de leer estas palabras dejen de hablarme o me eliminen de sus redes sociales. No me importa. Me importa más el hecho de verlos pagar la prote al Estado y a un fantasma, mediante discursos fabricados por la clase dominante. Me importa y por eso me da arrechera.

Lo peor de todo es que no lo saben. No se dan cuenta que el “nuevo” poder los manipula. Que si mi comandante, que si camarada, que si compatriota, que si Chávez vive, que si avatar convertido en supersayajin fase Dios universal… Actúan igual que su supuesto enemigo de clase que me habla de un cambio ¿Huelen el viento del cambio? Me hiede a mierda y cadáveres. Es mejor ignorarlos porque esto es una crítica interna.

No logro justificar estos patrones y conductas donde el jalabolismo es la razón del pobre. Los medios de comunicación burgueses del ayer y hoy (estatales y privados) se han encargado de inyectarle a la masa, sumisión y más sumisión hasta explotar. “Gracias a Chávez y a la revolución”, “Nuestro eterno comandante y supremo”… todos dicen lo mismo. ¿Casualidad?

Es triste ver a artistas en estas andanzas. No Winston Vallenilla, Roque Valero, o Paul Gillman, ellos son empresarios. Me refiero a los que andan a pie. Gente que realmente cree en el denominado proceso. Yo sé que no está contenta. ¿Cuánto tiempo resistirá? Claro que El Cambio no es el cambio pero… ¿Esta revolución si revolucionará? No creo… tanta creatividad y talento perdido en propaganda demuestran que el poder es corrupto por naturaleza.

Claro que se han construido espacios e instrumentos reivindicadores. Ustedes sabes cuáles son. La crítica es hacia la relación todopoderoso-jalabola. ¿Por qué jalar bola? ¿Por qué rendir culto? se supone que la revolución elimina esta condición. Este peo trata de crear voluntariamente sin relaciones desiguales. Por supuesto sin caer en el romanticismo revolucionario con verdades mediocres. Por eso la experiencia venezolana ha vivido un experimento que puede fallar en algún momento de la historia.

El discurso de los llamados bolivarianos se transforma. Muta… se adapta hacia el desastre social de Venezuela producto de profundos fenómenos desarrollados anteriormente. Ellos siendo el poder oficial se excusan al respecto. Bien… ¿Por qué entonces actúan igual a sus enemigos discursivos? ahora los dioses eran seres humanos o lo fueron porque son cadáveres de recuerdos.

Señalarme de derechista y apátrida es una respuesta automática que visualmente, textualmente, y hasta numéricamente, se da luego de haber recibido una crítica. Lo comprendo. El amor es ciego… Por eso prefiero a los que sin tanta nostalgia y enamoramiento patriarcal, hacen algo que realmente intenta cambiar esta locura. Son hechos mínimos pero grandiosamente funcionales, estéticos y productivos. Y lo mejor: sin dioses ni relaciones desiguales.

Olvídenlo. Simplemente háganlo. Dejen de jalar bola. Antes de que vengan con lo del libre albedrío advierto que el fin justifica los medios. Antes de que pregunten quién es este loco con ensalada ideológica respondo que no importa. Solo soy otro producto que se autocuestiona. Al menos uso mi tiempo en eso para luego materializar propuestas.Las horas, días, meses y años son valiosos.Desaprovecharlos en creer y crear tonterías fantásticas sobre salvadores y padres de pueblos, es entregarse o suicidarse pero sin motivo constructivo.

@infelipe_

La paranoia huele a muerte

Realmente soy un paranoico. No puedo caminar en la calle sin imaginar que algo malo, en cualquier momento, pueda ocurrir. Cualquier caminante me asusta. Generalmente las caras andantes me miran. O al menos eso es lo que creo, pero eso sí…Huelen a muerte.

1

Una vez caminaba por mi barrio y una patrulla de policías rodaba tan lento como mis pasos. Creí que me pararían. Pero no, tan solo siguieron su camino. Una de esas ratas uniformadas de crimen, me miró fijamente y me mostró su pistola. Luego apuntó hacia mí. O al menos eso es lo que creo, pero eso sí… huelen a muerte.

2

Recuerdo esa infernal tarde en el centro de la supuesta ciudad. Los buhoneros no paraban de vociferar el nombre de la mercancía que revendían en aquel pasillo de mierda. Allí un joven de ropa zurcida tropezó unas tangas de novela barata. Huía de un grupo de charleros que lo buscaban por robarle la cartera a una señora. Creí que venían por mí a pesar de andar por el camino del bien. Pensé que me matarían a golpes. Así como imagino matar todos los días a un injusto. O al menos eso es lo que creo, pero eso sí, huelen a muerte.

3

Ese tremendo susto que viví la última noche de diciembre cuando acompañaba a una amiga hasta su casa. Vi como una luz encandiladora de una moto, incrementaba su velocidad a medida que caminaba, eran dos motorizados los que venían hacia nosotros. Imaginé mi muerte ahí mismo. Y cómo mi acompañante, era violada en medio de la calle mientras la gente observaba con morbo y miedo. O al menos eso es lo que creo, pero sí… huelen a muerte.

4

No hay más historia. Si se relata otra, la muerte me tocará el hombro y dirá que ya es hora de caminar con ella.

Vetusta Morla: La Deriva del anarquismo

Luego de un epílogo nostálgico, finaliza -el por ahora- último disco de Vetusta Morla, llamado La Deriva. Los comentarios han sido positivos hasta el punto de hablar sobre un fenómeno Vetustaniano. ¿Eso significa que este disco sea un éxito comercial o es que el público consciente e inconsciente cree en el anarquismo como solución para los problemas del mundo, o en este caso, de España?

Se entiende por anarquismo como el quebrantamiento de toda autoridad en una sociedad dispareja e injusta en todas las áreas que pueda estudiar una ciencia social. Se propone el trabajo colectivo como himno que materializa un ideal cooperativista, libre, colectivista, humanista y justo. Eso, sin nombre y apellido, se puede interpretar en el disco.

Sentimientos encontrados, esperanza, unión y solución son palabras que se repiten mentalmente al escuchar el material de este grupo español. El guitarrista melódico, Juanma Latorre, afirma en una entrevista de Europa Press que el filtro de este material musical proviene de una palabra versátil en prácticas diferentes. “Utilizamos La Deriva como un término polisémico”, pero se puede interpretar que la banda mostró un rostro rebelde, consciente y filántropo.

La Deriva es un ideal que comparte valores anarquistas como el despertar de la consciencia que llama al pragmatismo ante una situación que intente apaciguar a un individuo inmerso en el desespero gracias al conservadurismo de diferentes caras como la política, sociedad, cultura, etc.

 La banda en muchas entrevistas ha manifestado que en el disco no solo se refieren a lo político y social. Esto puede traducirse como un incentivo a hacer política libre y humana como razón del todo real. “Es una fuerza que te lleva a un escenario que tu no esperabas estar en un rumbo desconocido del que posible pensaste negativamente y positivamente, siempre tienes sentimientos encontrados”, dijo Guillermo Galván guitarrista rítmico.

Teoría de La Deriva

 Es evidente que el contenido musical de este disco se inspiró en la teoría de La Deriva, de Guy Debord en 1958. Él fue uno de los fundadores de la Internacional Letrista (1952-1957) e Internacional Situacioncista (1957-1972), movimientos artísticos y filosóficos franceses que rechazaban la dominación del status quo en esas décadas.

 En 1953 surgió la Psicografía, propuesta ofrece una nueva ciudad donde todos vivieran en sus parcelas de realidad. Busca además entender los efectos y las formas del ambiente geográfico ligadas a la emoción y comportamiento en individuos. “La deriva es una estrategia psicográfica que afirma un comportamiento lúdico-constructivo que la opone en todos los aspectos a las nociones clásicas de viaje y de paseo”, opina Debord en el texto.

guy-debord

Guy Debord.

El azar es un punto importante en La Deriva, es asumir que parte de una idea simple como caminar sin objetivo específico. “La acción del azar es conservadora por naturaleza y tiende en un nuevo marco, a reducir todo a la alternancia de una serie limitada de variantes y a la costumbre”.

 Los azares son diferentes a los del paseo, sin embargo hay un riesgo: lo que se descubre en el camino puede fijar al sujeto a volver y otra vez a ese mismo rumbo. La duración de cada viaje es por jornada y se recomienda no realizarlo en las últimas horas de la noche. “Esta duración media tiene valor estadístico, sobre todo porque raramente presenta en toda su pureza al no poder los interesados evitar al principio o fin, distraer una o dos horas para dedicarlas a ocupaciones banales”.

 A través de esta estrategia, como la domina Debord, se busca transformar el urbanismo y la arquitectura. Además reforma la frontera. “El cambio más general que propone es la disminución constante de esos márgenes fronterizos hasta su completa supresión”.

La Deriva, para los integrantes de Vetusta Morla, es Ilusión y esperanza. Una condición inesperada. “Las crisis que vivimos tienen consecuencias positivas como empatía de la gente, unión y pensar en conjunto para sacar las cosas hacia adelante a través de una comunicación en nuestros barrios, calles y ciudades con algo positivo porque si no, nos hundimos en la miseria, el naufragio nos ha afectado a todos”.

 Análisis de las letras

La primera canción es el título homónimo del disco: La Deriva. En el video lyric de Youtube se puede apreciar a un sujeto que corre en dirección contraria, connota huída de algo o alguien. Sin embargo la canción finaliza con un salto irreverente: “habrá que inventarse una salida, ya no hay timón en La Deriva”, se enfrente al verdugo y se entrega a la esperanza vivir en deriva.

Este elemento es imprescindible al hablar sobre anarquismo. Ese “azar” que representa la deriva se confunde con el caos de la anarquía. ¿Acaso desprenderse de un modelo no es enfrentarse a un período de procesos definidos e indefinidos que conllevan un fin? ¿Son un desorden ordenado o viceversa?

Golpe Maestro es el atraco perfecto que el status quo le propicia al individuo. “Fue un golpe maestro quitarnos la sed”, esta frase es muy rousseauniana. Una interpretación cercana a la del derecho del más fuerte. “Convengamos, pues, en que la fuerza no constituye derecho, y que únicamente se está obligado a obedecer a los poderes legítimos”, dice este filósofo francés en su obra El Contrato Social. Sin embargo, la imagen musical aclama por una revolución social: “Ya pueden correr”.

Esta canción es el reconocimiento del débil. Es decir, reconoce que es débil y no quiere serlo. Al finalizar desafía al fuerte con estas palabras: “Fue un atraco perfecto, excepto por esto: nos queda garganta, puños y pies. Nos fue un golpe maestro, dejaron un rastro, ya pueden correr, ya vuelve la sed”, el personaje del videolyric avanza hacia adelante hasta la próxima historia.

La mosca en tu pared es la siguiente canción. Es una oda a la infiltración. La metáfora del insecto que observa pacientemente para un fin no precisado en el tema. Esta interpretación parece descontextualizada ¿pero vigilar sin objetivo? Por supuesto que no. Si algo se vigila es por deseo que un sistema funcione o mejor aún: destruirlo. “Me susurraste que al despertar siguiera allí, para escucharlo todo, sin confesarte modo de ser testigo en tu festín”. Algo poco moral es la respuesta. ¿Qué no es moral?: el anarquismo y la deriva, de eso el testigo se arma para vigilar al verdugo.

El fuego fue un descubrimiento del homo erectus hace unos cuantos años ya. Aún representa poder como en aquel entonces. Algo que en la canción Fuego, siguiente del disco, nos quiere decir: “Alguien olvidó que lo guardo yo”. Es una frase interesante que enlaza la necesidad de apoderarse de la realidad con la impresión de lo superfluo cuando no hay interés de aceptarlos como partes de una vida. Nosotros lo guardamos, en otras palabras: somos capaces de ser poderosos como el ímpetu, siempre y cuando no haya quemaduras.

113_vetusta_morla

Uno de los numerosos recitales acústicos de la banda.

Fiesta Mayor es la siguiente. Al comienzo se aprecia un sustantivo: El Fin del Mundo, quien se ha ido sin decir nada. Mientras tanto los periodistas buscan información. En la investigación le dicen que “mucha pista y poco baile”. Nada ni nadie se quedan sin lugar. La ausencia del poder se presenta pero “todo encaja en su lugar”. Esta canción dedica la fiesta mayor como la celebración de la caída de la jerarquía. “Se fueron, no hay nadie, ni el sheriff ni el alcalde, se fueron, no hay nadie y la orquesta sin cobrar”.

Alto! Es una canción dedicada a los desahuciadores en España. De hecho, Pucho, el vocalista, durante el concierto de La Riviera, en Madrid, expresó que todas las personas que por unos u otros motivos dejan a la gente sin casa, son merecedoras de este tema, las critica profundamente a través de un hilo narrativo bastante suave y poético. “Para todas aquellas personas están implicadas en dejar a la gente sin casas. Y para todas y cada una de esas lágrimas que no aparecen en sus mejillas”, finaliza la presentación para luego interpretarla ante el público madrileño.

La siguiente es La Grieta. En el inicio de este tema mencionan un mundo que aclama un castigo, un insulto, una grieta, un vendaval y un final. ¿Qué papel juegan estos elementos en la frase? La ley castiga, lo trivial insulta, un daño leve deja grietas, un vendaval trae tormentas y el final es el inicio de otra realidad. La canción concluye que estas palabras se cumplen (sin especificar cómo y por qué), pues el mundo pide otra oportunidad. Estaafirmación se presta para interpretarlo desde muchas perspectivas: a pesar de haber una equivocación, siempre se pedirá clemencia por la imperfección del ser humano.

pucho-644x362

La música de Vetusta Morla es una muestra de lo que es La Deriva

Pirómanos es violenta en música y letra. El fuego también ha sido utilizado como un arma ancestral que aún el hombre contemporáneo teme y utiliza para su propia ruina. “Solo ruido y sudor, sólo paz”, es una frase destructiva. Es imprescindible destacar que España es un país de incendios. Según un reportaje de El País, se registra al año miles de fuegos intencionados, pero solo se condena a un centenar de los autores. La banda no lo dice directamente, pero no es incongruente señalar que la piromanía es un problema acentuado en esa tierra.

En Las Salas de Espera hay dos palabras claves: paciencia y rostro. El estructuralismo es un ejemplo. Las instituciones sociales manejan un discurso de expectativa que el necesitado, sin opción alguna debe ejercer para sobrevivir en el sistema institucional, la “objetividad” actuada por individuos que entregan su tiempo y vida para trabajar en pro de una maquinaria sin rostro, “nadie es de ningún lado”. La burocracia es la hija de esta teoría practicada. Incluso se pueden comparar con las salas de los bancos en España, cuya deuda no se puede zafar, “nadie pueden salir, nadie quiere entrar, no hay ida y vuelta”.

Cuarteles de invierno es uno de los temas con más posibilidades de interpretar. El desapego de las cosas es una de ellas. La apropiación de una materia (humano o no) juega un papel importante en la lirica. “Fue tan largo el duelo que al final casi lo confundo con mi hogar”, dice la frase última de la canción como moraleja: el algo es algo necesario para superar, si se acostumbra ello, el problema será parte de una rutina seca e insípida.

Tour de Francia escenifica una isla que representa cualquier lugar cálido pero cerrado ante el mundo. “En la playa y con honores enterramos los relojes, funeral por el despertador, Luego, en un corcel ciclista damos vueltas a la isla y no hay podio para el vencedor”. Se desconoce por qué la banda utiliza una de las mayores competiciones del deporte internacional como concepto, se puede revisar algunas variables como sol, pelotón, y diarios del 86; en esa época ganó Estados Unidos por primera vez tal encuentro ciclístico.

Sonata fantasma es la canción final del disco. Cada palabra traslada al melómano a diferentes imágenes relacionadas al tiempo conceptualizado por el reloj que marca las horas mientras los elementos vivos son afectados por el pasar de la aguja de los minutos. “No volverá, no se fue jamás, cada recuerdo será un desertor, quizás un error”. ¿Por qué un error? Algunos actos del pasado merecen olvido y avance, como la política mundial de mandar y ser mandados, se debe entender que representa el pasado y el ahora es hoy.

El comienzo de La Deriva vivió su final con un “Fin de la temporada”, como referencia a su sencillo Puntos Suspensivos, una de las canciones que se convirtieran en el epílogo de este disco de Vetusta Morla, el tercero por ahora por ser exactos. “Adiós queridos, guardaos bien que viene el frío, ya nos veremos por allá”. La frase es acompañada por colores vivos como el amanecer. En el concepto del resto del disco se aprecia el blanco y negro, pero esta vez La Deriva corre hacia adelante: habrá que inventarse una salida.

En Profetas de la mañana, segundo single, se siente el viento anarquista. “Que ardan los ministerios, que ardan las embajadas”. Es un grito de hastío ante la crisis mundial que azota a los pueblos al darse cuenta que el medio es el mensaje, como diría Mcluhan, en el ámbito político esta teoría es plausible precisamente por quienes crearon el sistema político universal mal llamado democracia. La canción culmina con un mensaje esperanzador como la deriva misma a pesar que indirectamente acepta el camino como apenas un comienzo.

Ya será hasta el próximo disco que se pueda apreciar una nueva obra de Vetusta Morla. Se espera que la ansiosa industria musical no clave sus garras sobre este concepto que sabe andar solo y sobre todo: cautivar, enamorar, emocionar y despertar a una comunidad que poco a poco se da cuenta de lo que le circunda.

Publisuites

TVES: la transculturización del capitalismo en socialismo

La opinión pública sabe que a un canal se le negó la concesión para crear otro con el fin de enseñar un rostro nuevo de la televisión venezolana. Fue exactamente un 27 de mayo hace ocho años cuando esa idea, vestida de contracultural, se materializó en la Televisora venezolana social, (TVES ) aunque desde el 2014, lo que fue un concepto llamado revolucionario que se diferenciaba de su antecesor, Radio Caracas Televisión, (RCTV), desaparece paulatinamente.

El nuevo presidente, Winston Vallenilla, inició una oleada de programas al mejor estilo de RCTV. La estética visual y discursiva cambiaron radicalmente el antiguo TVES. Transmisiones de la Copa Mundial de fútbol y programas llamados Está Pegao!, Te ves en la mañana, El Encantador de perros, o telenovelas de corte internacional como Porque el amor manda, han generado críticas para espectadores fieles a lo que se hizo desde un momento: televisión revolucionaria.

Pareciera que viera Rctv. Winston Vallenilla es solo un monigote. El rating parece ser más poderoso que el sueño revolucionario, opinó Antonio Aldazoro, estudiante de Comunicación Social, quien aplaudió lo que en un principio fuera un proyecto dedicado al arte y sobre todo de televisión alternativa.

Rating de la chatarra

Aldazoro no es único en opinar sobre el tema. El exdirector del Instituto de Investigaciones de la Comunicación (ININCO), Gustavo Hernández, lo ha analizado desde los inicios del canal. “TVES no cumple con el canon globalizado de un servicio público. Es lamentable que esto ocurra porque sabemos que hay mucha producción nacional independiente que pierde su sentido cultural y plural”.

Hay que considerar que el rating no se pelea con la calidad de la programación; que el rating lo hayan utilizado los canales privados y el gobierno como comodín para difundir chatarra televisiva, es otra cosa, agregó Hernández.

A ocho años de la concesión, que no le fue renovada a RCTV, el canal gubernamental ha crecido económicamente. En la memoria y cuenta del Ministerio para la Comunicación e Información se resalta que Tves recibió durante el 2014 un monto de 568 millones 821 mil 528 bolívares. La empresa fue la más beneficiada del año pasado. El presupuesto aumentó un 420%. ¿La familia lo necesita?

Diosa Canales: Lo que faltaba

Al parecer sí. El pasado lunes la denominada artista, Diosa Canales, visitó las instalaciones del canal para presentarse en el programa TVES en la noche que casualmente se estrenó en esa ocasión. Esto abre el debate a seguidores de un modelo comunicacional revolucionario y el tradicional. “¿Qué más se necesita para saber que Winston Vallenilla fue seducido por la transculturización”?, expresó Aldazoro.

8d80b71a85884eb6836e77c3aa890d6f-386x300

El profesor de estudios políticos e internacionales en la UCV, Jesús Silva R, publicó  un artículo de opinión en Aporrea, allí contrasta  los comentarios de detractores de la gestión de Vallenilla tras la aparición de Diosa Canales. “Todas son respetables damas que se han convertido en celebridades de la farándula con cientos de miles o millones de seguidores en twitter (cada una) y su presencia acapara los medios de comunicación. La inmensa mayoría de los venezolanos hemos contemplado alguna vez a estos sex symbols, porque existe la sed natural de hacerlo o tal vez los medios de comunicación han hecho al pueblo sexualmente insaciable con su propaganda”.

Silva argumentó que el erotismo no es una industria delictiva porque se enmarca en la libertad sexual de los individuos. “Nuestra sociedad constantemente. Todo parece enmarcarse en la legalidad y el derecho de cada adulto a experimentar vivencias y desenvolver su personalidad“.

Opiniones son muchas. La realidad es una: TVES es el producto de la competencia televisa que se viste con discursos chatarras que, en capitalismo, son atractivos para el raiting.  El público revolucionario, sobre todo el amante del arte, se pregunta qué fue de las semanas de Hitchcock, Woody Allen, o del cine francés y venezolano, comentó Denisse Gonzales, usuaria en Facebook en una publicación de la página Trinchera Creativa donde los diseñadores se encargaron de ilustrar satíricamente, lo que se ha convertido el canal de “la familia”: en el Caballo de Troves.

12036718_532541106902364_3110167898410539740_n

Semáforo

Amarillo

Tres carros bajan la velocidad. Las ventanas de uno permanecen abiertas. Las del otro, medio; y el último, cerradas.

Rojo

Se detienen todos. Uno detrás del rayado. Otro sobre, y el último delante.

Aún en el rojo

De estos carros se escuchan diferentes ritmos musicales a un volumen tan monumental como el tamaño de las cornetas. Las nalgas de los conductores vibran por los altos decibeles.

Faltan diez segundos

El conductor del primer carro observa al del segundo: Bruto de mierda, se dice. El segundo observa al último: Este se pasó. El último observó a los dos: Saldré primero que ustedes. El Reggaetón, Rock y Salsa resuenan en la larga cola mientras los vendedores ofrecen cualquier cosa a las ventanas.

 Verde

Las cornetas de los otros carros anuncian el cambio de luz. Los tres conductores suben volumen de sus equipos de sonido. Luego los tres pies pisan los tres aceleradores. El primer carro choca al segundo y el segundo al último.

El conductor del último carro se baja y desenfunda su pistola: ya no hay tres conductores que escuchan música. Solo los gritos opacan el Reggaetón, Rock y Salsa. El semáforo vuelve al color amarillo como la sequía que irradia de calor a los de atrás que con curiosidad se preguntan el motivo de la cola. Debe ser que están escoltando a alguien importante, dijo uno de ellos.

Deuda histórica a indígenas venezolanos aún no ha sido saldada

Un riguroso Hugo Chávez enseñó ante la televisión nacional la Constitución de Venezuela que cumplía 10 años. El mensaje fue claro: “Los pueblos indígenas los reconocemos como parte medular de esta patria. Coloquemos a nuestros hermanos en el primer lugar de nuestro afecto. Queda mucho por hacer todavía”.

Y no se equivocó. Pueblos originarios en Venezuela han vagado los últimos siglos entre pobreza y rechazo. En 1999 el entonces Presidente reconoció el respeto y derecho hacia las 44 diferentes culturas en el país. La vivienda sería una de las prioridades. Sin embargo la deuda histórica, aún no ha sido saldada.

El presidente Nicolás Maduro informó recientemente que el Gobierno ha construido y entregado desde 2011 (cuando inició la Misión Vivienda), 700 mil casas. Allí están todos incluídos: criollos, y afrodescendientes. Pero, ¿qué hay de los indígenas? ¿Cuántas se les han entregado?

En las últimas memorias y cuentas -de 2011 al 2014- el Ministerio para los Pueblos Indígenas sincera haber construido y entregado dos mil 917 unidades, 27 de ellas en Carabobo. Lo que sería 1,6% de las 700 mil de la Misión Vivienda. 14.186 indígenas han sido beneficiados. Aunque la población, según el Instituto Nacional de Estadística en el censo de 2011 -el más reciente- cuenta a 724 mil 592.

En noviembre de 2014 un anuncio calmaría la impaciencia: El Gobierno nacional aprobó dos mil 963 millones de bolívares para construir cinco mil viviendas. Las obras comenzarían este año. En Falcón ya se han entregado diez. Hasta los momentos es la única cifra oficial. En estados como Zulia (1.520), Bolívar (700) Delta Amacuro (400) Anzoátegui (200) Apure (200) y Lara (40) se espera que culminen el número correspondiente.

Nuevo hogar

La emigración ha agudizado el déficit de viviendas. El antropólogo de la UCV, Luis Felipe Gottopo, explica que el fenómeno se debe al poco acceso a la educación y al trabajo. El resultado: la calle es el nuevo hogar. “Son múltiples las razones. En las últimas dos décadas el proceso se ha agudizado: de cada diez, siete indígenas viven en zonas urbanas”. En sus últimos datos actualizados, el INE indica que la población urbana es de 458 mil 219. Lo que muestra que 72.02% de los indígenas viven en ciudades. El resto en tierras originarias.

id104345

La población de indígenas wayuú en Carabobo mayormente se encuentra en Parque Valencia, al sudeste de la capital carabobeña. Foto/Ángel Chacón

Gottopo considera que desde los años 50 la concentración en zonas urbanas creció principalmente por salubridad. Enfermedades como la Malaria, Fiebre Amarilla, Tuberculosis, entre otras, que no pertenecían al mundo indígena, los conllevó a huir. Según el antropólogo, el fenómeno aún sucede. “Ellos tienen la enfermedad endémica y de riqueza: la aproximación a lugares con alimentación los condena a la diabetes, hipertensión, entre otras.

Una vez asentados en zonas urbanas las llamadas enfermedades de pobreza, no se hicieron esperar. Parasitosis aguda, VIH y anemias tomaron terreno. Gottopo advierte que la Tuberculosis se encarna en dimensiones pandémicas.

Los warao, provenientes de Delta Amacuro; e´ñepá, de Bolívar; wayuú y yukpa, de Zulia, son quienes se han ido hacia zonas urbanas. Gottopo aclara que no todos los pueblos indígenas se dedican a la indigencia. El caso más renombrado es el de los warao, quienes se organizan en grupos y luego regresan a sus tierras. Los viajes varían, al año son hasta cinco.

DSC09237

Los waraos se han asentado en rincones del Big Low Center, en San Diego, Edo Carabobo. Foto/Ángel Chacón

Los problemas aún prevalecen. Chávez llegó a admitir que “queda mucho por hacer todavía”, dijo. Lo que recuerda un mito yukpa. Ellos tienen un Dios llamado Kemoko, quien creó el mundo. Dejó a sus creyentes bajo el dominio de Karabo, un ser que vive en nubes negras, y quien al parecer, aún reina.

Deuda histórica

El antropólogo de la UCV (Universidad Central de Venezuela), Luis Felipe Gottopo, explica que el problema de los pueblos indígenas, en sentido social, es civilizatorio y estructural. “La mentalidad desde la conquista de América es una práctica que aún tiene vigencia”. A su juicio, culpar un Gobierno es no analizar de raíz los orígenes concebidos por las políticas de Estado y Nación.

A pesar de que la Constitución les da derechos, aún falta por profundizar los cambios que el expresidente Hugo Chávez llamaba a materializar. No se trata de Gobiernos sino de los años de historia en que la miseria, el rechazo y la pobreza, son cargadas en los hombros de cada pueblo. “Si lo vemos desde una perspectiva política lo vemos de una manera parcial”.

El Ministerio para los Pueblos Indígenas en su memoria y cuenta de 2014 dice que la deuda histórica ha sido saldada. Sin embargo aún falta mucho para hacerlo porque la concepción de civilización y de progreso no se ajusta a la de los pueblos originarios. “Matizar esto es importante porque si no es más que un pañito de agua caliente y no resolvería los problemas”.

Gottopo reconoce que hay rasgos culturales que se comparten y provienen de los pueblos indígenas. “La gastronomía, concepciones médicas, organización de espacios domésticos, etc, pero sin duda nuestra manera de concebir la historia, el progreso y el modelo social, es absolutamente proveniente de los conquistadores”

Tránsito Terrestre Carabobo será condescendiente con conductores “por crisis”

En las últimas semanas las redes sociales han sido los portales donde usuarios difundieron un memorándum para jefes policiales que presuntamente fue redactado por el comandante de Tránsito Terrestre Carabobo, Dimas Gabriel Aldana. El texto exhorta a funcionarios de esa institución a ser condescendientes con conductores que se transporten en automóviles cuyos repuestos sean deficientes como en el caso de parabrisas rotos, cauchos desgastados o hasta el de faros dañados.

El hecho ha despertado incertidumbre en la comunidad digital porque el comandante no se ha pronunciado oficialmente para aclarar si lo expuesto en el memorándum, es cierto o no. En el texto se argumenta que la medida se debe a la situación económica del país. Además se ordena que debe evitarse el detenimiento a transportistas de carga pesada para chequeos y además no exigirles que deban regalar mercancía hortalizas o frutas.

Aldana, según la imagen en internet, aparentemente firmó y selló el oficio. Fue contactado vía llamada telefónica para que respondiera si lo hizo o no. Expresó en cortas palabras que el texto es falso y al parecer, lo inventó otra persona “para perjudicarlo”.

—¿De dónde sacaste ese documento?, preguntó.

—En internet lo puede encontrar, cualquiera con conexión puede leer el documento. Usted ¿Lo redactó o no?

—Ya te dije que no fui yo. Me quieren joder.

165769-1

En el documento se puede apreciar que fue sellado y firmado por el comisario de Tránsito Terrestre Carabobo, Dimas Gabriel Aldana.

Es por eso que de manera extraoficial, mediante la entrevista a un superior del comandante, se supo que el memorándum sí fue firmado por él. “¿El documento es falso?” preguntó en tono sarcástico. Luego las risas no se hicieron esperar. 

Para el presidente de la Cámara de Transporte del Centro Giovanni Luppi y su homólogo, de Fedecamaras Carabobo, Damiano Del Vescovo, de ser cierto el documento, es aceptar que el país no funciona.  “Están usando la lógica, los felicito”, dijo Luppi. “El sector de carga pesada es uno de los más afectados porque por un caucho los detienen, eso retrasa el traslado de mercancía”, expresó Vescovo.

El director de Planificación y Estrategia del Centro de Investigación en Educación y Seguridad Vial, (Ciesvial), Jacobo Vidarte, mantiene que el documento es falso porque la Ley de Tránsito prohíbe la circulación de automóviles que carecen de repuestos en buen estado.  “Cualquier documento que sea firmado por un funcionario no puede estar por encima de la ley”. Además reconoce que conducir con un caucho liso, faro roto u otra falla, aunado a imprudencias del mismo conductor como alta velocidad, son las razones de accidentes tanto para quien maneja, como el que no.  

Antonio Padrón es taxista. Él ha sido víctima del denominado “matraqueo” por parte de funcionarios policiales quienes a simple vista parecen trabajar para establecer el orden público pero realmente cobran dinero extra cuando se trata de un delito fiscal. Luego de preguntarle su opinión sobre el documento, él respondió: “Haya crisis o no, policía es policía”.